Mercúrio Retrógrado: dar luz à escuridão